Páginas

16.9.15

La soga I


Se me cae el alma a los pies
y la tortura se hace más profunda y más profana
y me enredo la soga a la mano y tiro fuerte y ya no siento nada.
Ya no puedo escribir y mi paz se desangra.
La ilustración de un recuerdo es angosta y se escapa.
Quizás las lunas de hace mil años sean distintas en el tiempo
tan próximas entre ellas, y tan sufridas en el intento.
No tengo demasiadas palabras en mi garganta,
es una sensación oscura y perturbadora.
Pero, de momento, me basta.



                              Arantzazu M.Bellido
                                   @AlmaVerso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada