Páginas

19.8.15

A Lorca



La tarde ardiente en llamas sobre el horizonte
Marcaba las horas justas de una despedida
Injusta
Dolorosa
Vergonzosa
La sangre era suya y suya fue la pena
Y también de aquellos que lo amaron
Que lo conocieron
Que bailaron al paso de su genial locura.
               La rosa clava sus espinas
               Despojándose de ellas
          Dolorosamente         por amor.
Fue el amor su condena y su delirio. Y su vida.
                               Su vida corta
Intensamente reñida, soñada, sentida…
Tenía su corazón una copla bañada de alegrías
Alegrías amargas que endulzaba con su carácter.
               La rosa clavó sus espinas
               Despojándose de ellas
Hiriendo al que derramó el rojo pasión
De aquel que, por amor, dejó sus entrañas de lunares
Llenas de brio y locura
En los pueblos olvidados y en los tablados y las guitarras
                                     Por amor.

De la tierra andaluza ha surgido el grito hondo de su rojo abanico.

                                                                         Arantzazu M.Bellido
                                                                                    @AlmaVerso

No hay comentarios:

Publicar un comentario