Páginas

23.7.13

Rincones sedientos



     
      “Arrinconémonos en los confines innecesarios del mundo”.  Soñamos que nos perdemos y que no queremos ser encontrados pero en las ensoñaciones contemplamos a alguien que se adelanta, que se acerca en esa soledad perfecta que habíamos creado con tanto esmero y delicadeza. Y, por qué no decirlo, repleto de llanuras polvorientas. Alucinaciones o desvelos en la noche, cortinas que bailan con la brisa, esa compañera que se acerca y se aleja, como un amante en pecado.  Sortijas danzando, entonando melodías  con esa sobriedad que sólo la elegancia conoce. Surtidores de amor por los rincones donde habitan las pérdidas y las incertidumbres olvidadas. Es esa frescura nocturna la que nos hace desviarnos de los charcos del invierno. Inviernos permanentes en que recuperamos el sentido. O puede que lo perdamos…  Vibraciones solitarias que recorren el cuerpo, la vida, en las entonaciones de esa música, como un maremoto sorprendiendo.  Y desolaciones en las despedidas sedientas cuando el manto brillante entra por las puertas. Y de nuevo, ante las llanuras polvorientas me encontraré tejiendo con lazos la oscuridad deslumbrada por imaginaciones encendidas.






Licencia Creative Commons
Rincones sedientos por Arantzazu Mora Bellido se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario