Páginas

24.8.13

Al diluvio inexplicable


Despiezame
en tres partes.
Quédate
la mejor de ellas.
Un deseo,
un latido,
un secreto.
Arrójame
al tormento.
Al diluvio inexplicable
de estos labios
que ahora sello.
Una aurora,
tu presente
y un letargo,
tu agonía.
Un amante 
en mi mente:
Claustrofobia 
de mi vida.


Licencia Creative Commons

10.8.13

Navegantes en el aire


   Durante unos segundos me evaporé. Me esparcí por el aire y me arrastré por el suelo mientras el mundo caminaba. Caminaban sobre mí. Me contuve durante otros instantes y me adentré en los pulmones de aquellos que no desean respirar más. Me abrí paso por sus venas  y me arraigué  en las espinas clavadas, de cada uno,  en su piel. Sentí el sufrimiento, el acongojo, las cascadas interiores que luchaban por salir...  Me aproximé a sus pestañas y golpeé, sin querer, sus almas tan llenas de melancolía... Y en sus susurros, en la oscuridad de la noche, me embarqué como el que viaja sin vela por el eterno océano.

 Las  sonrisas se apagaron, se apagó el dolor, se llevaron su amor a cuestas, como un peso infinito que nadie quiso escoger. Y yo volví, arrastrándome por ese suelo, cada día sin luz, cada noche cerrada...

 A veces, me dejo elevar y los visito, por ese terreno por donde ahora navegan, y les regalo los sentimientos que se dejaron mientras vagaban por las calles de esta caótica Tierra. Y ellos me regalan fragmentos de ilusiones que olvidaron en los conciertos mudos de sus órganos muertos. Ahora no tienen más gobierno que el de su corazón, y recogen los lamentos lanzados al viento por otras almas sin dueño, cambiando las órdenes del destino. Son, ahora, libres para hacer libres a quienes no pueden serlo, si son capaces de escuchar el sonido del viento.


                                                                            Licencia Creative Commons
 

                                                                           
                                                                  Coldplay- Trouble

9.8.13

Al miedo


              ¿A qué saben

las flores ahogadas

por manos ajenas?


¿A qué huele la noche

mientras duermes?


¿A qué juegan

los que no tienen

con qué jugar?


Ovejas negras

las olas del mar;

unidas compañeras.


¿A quién mece el sueño

cuando nadie padece?


¿A quién persigues,

en la madrugada,

tras el ventanal?


Reloj sin son,

¿cómo emprender

el camino?




Licencia Creative Commons

Fugaz

              Teje con tus manos

mi ilusión inerte.

Revíveme toda;

compra con cariño

mi deleite.

Apágame con la pena

de tu sombra.



Licencia Creative Commons

7.8.13

Revista "Letras de Parnaso"


Hola a todos,

Lo sé, llevo un par de semanas que no he publicado nada. Se ve que la inspiración, al menos en mi caso, ha cogido vacaciones... pero no creo que dure mucho, que ya va apareciendo por los rincones.

   En esta ocasión os traigo la edición 11 de la revista Pellicer "Letras de Parnaso"  donde colaboro, más exactamente, en la página 33 con un poema y un microrrelato.

         Podeis verlo pinchando sobre este enlace:  Revista "Letras de Parnaso" nº 11

Espero que lo disfruteis.