Páginas

11.10.11

Es Nuestra Lucha



 Tu ira es mi enemiga
y también mi aliada.
Mi sangre en tus manos
muy bien te delatan.
Testigos de un mundo vivo.
La justicia apoya la muerte,
la muerte es su dominio,
el silencio de mi boca
se oye como gritos.
El miedo te mantiene atado,
el mismo que tuvimos,
y el que nos da fuerza
para sentirnos unidos.
Una flor roja
fue blanca en su inicio,
y ese ave que vuela
no es libertad sino castigo.
Tu mano y la mia
son guías del camino
y la voz del pueblo
llenará nuestro vacío.
                                                                    
                                                                               

6.10.11

Dream & Life

 

                                                 Caro Emerald: "A night like this"







   
      En un día aparentemente triste suelo cantar, me gusta pararme a ver las cosas bellas que destacan con naturalidad,  me da por recitar y escribir, a veces mejor, otras no tanto, y luego me siento a reflexionar delante de mi "obra"o lo que resultase ser lo que haya hecho, comiendo cosas dulces.  Y qué triste sería ese día, si no hiciera ese pequeño ritual que me llena de vida.


                                                               
                                                                                                       

Atardecer


                                     
                                                        Kenny G: "Don`t know why"


   Un alma decaída
puede susurrar a larga distancia
y fuertemente ser escuchada,
con esa intensidad,
con esa extraña manera
de hacerse entender.

A tu lado encontrarse
y maltratarte sólo con su sonido,
con el eco de su voz,
esa voz que es muda
y que mata y daña sin cesar.

Y reaccionarás
rompiendote en mil,
sin saber qué hacer,
escondiendote en lugares sin nacer.

No hay escondite
para un corazón herido,
un corazón culpable,
y un corazón que late
y no late.

Desearías que parara,
que renunciara a su ritmo
y pertenecer a esa oscuridad que no vemos.

La oyes llegar,
y no llega.
La oyes acercarse tímida
y aparecer ante tí,
cómo un rey sin corona.

Despierta tu alma que llora,
sabiendo de la evidencia presente...
Ese  murmullo es tu oscura suerte.